El fabricante de automóviles alemán trata de responder a la polémica generada por el 'dieselgate'