La Comisión argumenta que la compra no plantea problemas de competencia al no alcanzar en ningún mercado una cuota del 25%