El alto tribunal declaró ilegal la gestión del programa tras una demanda de la comunidad vasca