La operación, una de las mayores en la historia inmobiliaria de España, supone la transferencia de la mitad de unos activos valorados en más de 10.000 millones