El sector químico quiere mostrarse como el promotor de una nueva forma de producir en su cita en Barcelona