El desequibrio es el más elevado de Europa, pese al buen momento económico