El Banco Asiático de Desarrollo apunta a una continua desaceleración del crecimiento en China ante la falta de reformas y medidas para controlar la deuda