Fomento celebra que la batalla con los vecinos de una urbanización cercana a Madrid no le fuerza a modificar ahora las rutas