Las universidades públicas españolas empiezan a incorporar protocolos para ayudar a los alumnos con déficit de atención