La redistribución por la vía de impuestos es un camino para reducir los desequilibrios, pero tiene poco recorrido