Y el agujero de las radiales de Madrid, un disparate que solo el ministerio ignoraba que era un disparate