Las divisiones de poder erosionan en Suiza cualquier proyecto planteado con gran ambición