Compramos décimos por si acaso les toca a quienes nos rodean